Nuestra Historia

Un momento decisivo

Fue una horrible tragedia laboral la que condujo a la creación de MSA, el líder mundial en protección de trabajadores e innovación en productos de seguridad. En la mañana del 26 de marzo de 1912, la mina de Jed en Virginia Occidental explotó. En un instante, el gas metano se inflamó y más de 80 mineros perdieron la vida. A partir de esta tragedia, el ingeniero de minas John T. Ryan Sr. tuvo una revelación: "Si pudiera dedicar mi vida a hacer todo lo que esté en mis manos por reducir las probabilidades de que ocurran desastres tan terribles como el acontecido, al final tendría la sensación de que mi vida ha servido para una buena causa".

Ryan pidió ayuda a su colega George H. Deike para poder hacer realidad su visión de una nueva empresa. Siendo conscientes de la importancia vital de contar con equipos de minería seguros y fiables, acudieron directamente a uno de los grandes pensadores del país: Thomas Edison. El brillante inventor ayudó a Ryan y a Deike a crear una lámpara eléctrica de cabeza que, durante los siguientes 25 años, redujo las explosiones en las minas un impresionante 75%. De todos sus inventos, este fue el que más hizo por la humanidad, diría más tarde Edison.

Durante las décadas transcurridas desde entonces, MSA ha continuado encabezando la lucha por la seguridad en los puestos de trabajo. Hemos liderado el camino con pequeños kits de primeros auxilios y detectores portátiles de metano, empleando nuevas tecnologías para fabricar cámaras de imagen térmica vanguardistas, cascos antibala y sistemas avanzados para la detección de gases y llamas.

Pero nunca hemos olvidado de donde procedemos y por que estamos aquí. Nos llamamos "The Safety Company", la empresa de la seguridad, por un motivo, por un importante motivo: nuestro objetivo, todos y cada uno de los días, es proporcionar a nuestros clientes productos, instrumentos y servicios seguros y de alta calidad para contribuir a garantizar el regreso seguro a sus hogares al final de cada jornada laboral.